Buscar este blog

Cargando...

Herencia y Variación

.
¿Por qué los progenitores y los descendientes presentan el mismo conjunto de características propias de la especie? Dicho de otra forma, ¿por qué los seres humanos, los ratones, o las bacterias, presentan siempre las mismas características generales, generación tras generación? Este fenómeno, conocido como herencia, ha ocurrido desde el inicio de la vida en nuestro planeta, hace más de 3.000 millones de años atrás. Nuevas especies han aparecido en la historia evolutiva a partir de la modificación de especies ancestrales, y han logrado mantenerse en el tiempo a través de mecanismos que permiten la transmisión de los atributos de una generación a la siguiente, mediante la reproducción. Esta continuidad genética se produce simultáneamente con la variación de las características. A pesar de ser procesos opuestos, se complementan durante la herencia.


Si bien observamos cierta conservación de las formas de vida a través de las generaciones (continuidad), al mismo tiempo constatamos que existe variabilidad genética. Por ejemplo, cuando los seres vivos se reproducen, los hijos heredan las características de los padres, e incluso tienden a parecerse a ellos, pero al mismo tiempo presentan diferencias que los hacen únicos. Por lo tanto, los individuos de una misma especie tienen características en común que los identifican, pero difieren unos de otros en aspectos específicos, que permiten distinguir a cada individuo.

La herencia y la variabilidad, inherentes a los seres vivos, fueron observadas desde tiempos remotos en la historia humana. A mediados del siglo XIX, los científicos de la época defendían la teoría de la herencia por pangénesis, basándose en que se producía por gémulas, es decir, estructuras originadas en los organismos adultos, que eran transportadas por el torrente sanguíneo hasta el sistema reproductor. No obstante, solo a partir de la segunda mitad del siglo XIX, la herencia fue objeto de investigación científica revelándose sus propiedades fundamentales.

Entonces, ¿cómo se logró el avance inicial en el estudio de la genética? Gracias a Gregor Mendel, quien por primera vez consiguió elaborar un diseño experimental que, en el año 1865, le permitió enunciar los dos principios de la herencia sobre los cuales se construyó la teoría de la genética, que actualmente se ha podido verificar en todos los seres vivos y que ha generado notables avances teóricos y tecnológicos, de los cuales disfrutamos en nuestra vida cotidiana.
.