Buscar este blog

Cargando...

Propiedades y funciones de la Membrana Plasmática

.
La membrana plasmática actúa como límite celular separando el medio interno del externo y así mantener el medio interno con una composición diferente y constante. Tanto lípidos como proteínas le confieren a la membrana la propiedad de selectividad, que le permite expulsar desde su interior los desechos del metabolismo, incorporar nutrientes del líquido extracelular e intercambiar iones necesarios para mantener las diferentes funciones de cada célula, tales como la contracción muscular, la liberación de vesículas de secreción (neurotransmisores y hormonas), entre muchas otras.
Los fosfolípidos que forman la bicapa le otorgan fluidez a la membrana y esta propiedad depende de la proporción de ácidos grasos insaturados presentes en estas moléculas; mientras más ácidos grasos insaturados, mayor será su fluidez, puesto que las moléculas de este tipo de ácidos grasos presentan quiebres o flexiones que impiden que las moléculas se aproximen otorgándole mayor movilidad. Además, los ácidos grasos insaturados tienen un punto de fusión inferior al de los ácidos grasos saturados. Su presencia, en cantidad suficiente, en las membranas biológicas, permite que el punto de fusión de la bicapa lipídica se mantenga por debajo de la temperatura fisiológica.

Dada su constitución principalmente lipídica, la bicapa solo es permeable a sustancias hidrofóbicas, siendo impermeable a iones y a sustancias de mayor tamaño con o sin carga, como carbohidratos y aminoácidos. Estas últimas atraviesan la membrana celular a través de su interacción con proteínas integrales que componen la bicapa. Es por esta razón que la membrana es semipermeable, es decir, permite el paso preferencial de ciertas sustancias presentes en el medio extracelular frente a otras.

funciones de la membrana


Funciones de la Membrana Plasmática


La célula mantiene su ambiente interno constante gracias a la presencia de una membrana semipermeable que le permite, por un lado, mantener en su interior aquellas sustancias necesarias para el óptimo funcionamiento celular y facilitar el ingreso de moléculas esenciales (glucosa, aminoácidos y lípidos) para llevar a cabo el metabolismo, y por otro, expulsar los desechos metabólicos.

De esta manera, una de las principales funciones de la membrana plasmática es regular el intercambio de sustancias entre la célula y su entorno, actuando como una barrera semipermeable, permitiendo el paso de algunas moléculas y manteniendo la mayor parte de sus productos en su interior. Además, regula el paso de sustancias entre el citoplasma y el interior de los diferentes organelos membranosos.

Dado que es el límite celular, la membrana adquiere funciones de protección, siendo una barrera a la que se enfrentan sustancias nocivas y organismos patógenos. Asimismo, la membrana es la responsable de la relación y comunicación con sus células vecinas, pues contiene receptores (principalmente proteínas) que reconocen señales de determinadas moléculas y transmiten esta información al citoplasma hasta llegar al núcleo.

Junto con el citoesqueleto y la matriz extracelular, la membrana plasmática determina la forma de la célula, pues provee de sitios de anclaje para los filamentos del citoesqueleto o los componentes de la matriz extracelular, permitiendo, entre otras cosas, el mantenimiento de la forma celular.
.