Buscar este blog

Cargando...

La Fotosíntesis: atrapando la energía del Sol

.
El proceso fotosintético realizado por los productores utiliza la luz del Sol como fuente de energía. Luego de una serie de reacciones químicas que ocurren en estructuras especializadas de sus células, la energía solar o lumínica es transformada y almacenada como energía química en moléculas orgánicas. Parte de esta energía es utilizada por los mismos productores para su desarrollo y es incorporada por los consumidores a través de la alimentación.

La energía lumínica es absorbida por un pigmento verde llamado clorofila. Este pigmento fotorreceptor se encuentra principalmente en las hojas y, en menor grado, en los tallos verdes, y le otorga el color característico a las plantas. Las hojas varían su aspecto de acuerdo al tipo de ecosistema en que habitan, pero, en general, la mayoría son delgadas y presentan gran superficie, para así captar mayor energía solar. 
Las capas superior e inferior de la hoja están formadas por la epidermis, una capa de células transparentes que dejan pasar la luz y que, a su vez, está cubierta por una cutícula cerosa que impide que la hoja pierda su agua por evaporación y transpiración.
Fotosintesis

Unas estructuras fundamentales para la fotosíntesis son los estomas, pequeñas aberturas que se encuentran en la superficie inferior de las hojas (envés). Estos poros permiten y regulan el intercambio de gases con la atmósfera y la pérdida de agua por parte de la planta. Los estomas, en general, se abren en presencia de luz y se cierran en la oscuridad.

La zona intermedia de la hoja está formada por varias capas de células que forman el mesófilo. Distribuidos entre las células del mesófilo se encuentran los haces vasculares, largos tubos que recorren las hojas, tallos y raíces de la planta. Estos se encuentran separados en dos conjuntos: el xilema, encargado del transporte y suministro de agua y sales minerales, cuya mezcla se conoce como savia cruda y se mueve desde las raíces a las hojas de la planta, y el floema, por el que se transporta la glucosa y otras moléculas orgánicas que forman la savia elaborada, desde las hojas hasta el tallo y las raíces, donde se almacenan.

Como en todas las células vegetales, pero en mayor cantidad al interior de las células del mesófilo, se encuentran los cloroplastos, organelos en los que se lleva a cabo la fotosíntesis. Los cloroplastos están formados por una doble membrana externa y un espacio interior llamado estroma. Dentro del estroma se encuentran una serie de sacos membranosos con forma de monedas, los tilacoides, los cuales se apilan formando las granas.

Fotosintesis
.