Buscar este blog

Cargando...

Fase M del ciclo celular, la Mitosis y citodiéresis

.
Esta fase del ciclo celular está constituida por dos procesos: mitosis y citoquinesis o citodiéresis, que ocurren mediante una serie de mecanismos especializados que tienen lugar en la célula: la condensación del material genético, formación del huso mitótico, repartición de los componentes citoplasmáticos y fisión o división celular que finalizan con la formación de dos células hijas.


La mitosis es un proceso continuo que consiste en la división del núcleo celular. Con el fin de facilitar su estudio, los biólogos la han dividido en cuatro etapas, caracterizadas por hechos particulares que se llevan a cabo al interior de la célula en división: profase, metafase, anafase y telofase.

Este tipo de división ocurre en células somáticas y es fundamental en la proliferación celular que tiene lugar durante el desarrollo embrionario, el crecimiento y la mantención de los tejidos.

fases mitosis


Interfase. Etapa comprendida por G1, S y G2, en que la célula se prepara para la división celular duplicando su ADN y aumenta su tamaño y masa.

Profase. Primera etapa de la mitosis, que comienza con la condensación del material genético. La cromatina, ubicada en el núcleo, se compacta permitiendo observar los cromosomas, que están formados por dos cromátidas hermanas unidas por el centrómero. La envoltura nuclear o carioteca inicia su desorganización. El nucléolo se desorganiza y desaparece. Los centriolos migran hacia los polos de la célula y en el citoplasma aparecen unas finas estructuras proteicas en forma de filamentos tubulares (microtúbulos) que formarán el huso mitótico.

Metafase. La carioteca ha desaparecido por completo y el huso mitótico se encuentra totalmente desarrollado. Los cromosomas alcanzan su máximo grado de condensación siendo fácilmente observables al microscopio óptico. Cada centrómero interactúa con microtúbulos del huso mitótico, provocando el alineamiento de los cromosomas en el plano ecuatorial de la célula. En esta zona, los cromosomas están sometidos a dos fuerzas opuestas: por un lado, la tendencia de los microtúbulos del huso mitótico, unidos al cinetocoro de cada cromosoma, a separar las cromátidas hermanas, y por otro, la fuerza de cohesión que las mantiene unidas en el centrómero. Gracias a este fenómeno se genera la tensión necesaria para formar la placa metafásica, es decir, el alineamiento de los crornosornas en el ecuador celular.

fases mitosis


Anafase. Corresponde a la etapa más corta del proceso de división celular. Los centrórneros que unen a las cromátidas se separan y los filamentos del huso mitótico comienzan a acortarse, permitiendo que cada cromátida sea arrastrada hacia los polos de la célula. De esta manera, las dos cromátidas que forman cada cromosoma se separan y se dirige cada una al polo opuesto. La separación simultánea de los pares de cromátidas hermanas en la transición metafase-anafase es un momento crucial del ciclo celular, por lo que está finamente regulado. Por ejemplo, es muy importante que la cohesión se pierda en el momento adecuado, para que cada cromátida pueda migrar a la célula hija correspondiente.

Telofase. Los cromosomas, ahora formados por una sola cromátida, migran completamente hacia los polos celulares y vuelven a descondensarse, perdiendo el aspecto que tenían durante la metafase. El huso mitótico comienza a desaparecer y se inicia la formación de la carioteca alrededor de cada uno de los nuevos núcleos que se han originado en cada extremo de la célula. Además, en su interior comienzan a reorganizarse los nucléolos.

Citoquinesis o citodiéresis. Esta etapa completa el proceso de división celular y comienza en anafase-telofase. Se continúa con la formación de los nuevos núcleos de las dos células hijas, y se produce la división del citoplasma de la célula madre en dos partes relativamente iguales; además, se produce el reordenamiento de los componentes celulares y la reorganización del citoesqueleto. En las células animales, la citodiéresis ocurre gracias a una serie de proteínas, principalmente actina y miosina, que forman en el ecuador de la célula una especie de anillo interno adherido a la membrana que, al cerrarse cada vez más, provoca finalmente la división del citoplasma. En las células vegetales, en cambio, se va formando una especie de tabique entre ambas células hijas, formado por vesículas del aparato de Golgi; esta separación se va expandiendo hacia la periferia y provoca la división del citoplasma.

.