Buscar este blog

Cargando...

Características de las Células Eucariontes

.
Las Células Eucariontes células de mayor tamaño que las procariontes y, en cuanto a estructura, mucho más complejas, pues presentan un sistema interno de membranas que subdividen a la célula en compartimentos especializados donde la célula lleva cabo sus funciones vitales. A estos compartimentos se les denomina organelos.


Todas las células eucariontes están formadas por tres estructuras básicas: membrana plasmática, citoplasma y núcleo.


Membrana plasmática o celular. Al igual que en las células procariontes, está formada por una doble capa de lípidos en la que se insertan proteínas. Actúa como límite celular y regula el tránsito de sustancia.

Centriolos. Son estructuras cilíndricas compuestas por microtúbulos, los que a su vez están formados por una proteína llamada tubulina. Se ubican en un área llamada centrosoma o centro organizador de microtúbulos, donde se originan y ensamblan los microtúbulos previo a la división celular. Los centriolos se encuentran solo en células animales.

Aparato de Golgi. Formado por un número variable de vesículas aplanadas llamadas dictiosomas provenientes del retículo endoplasmático. Se ubica cercano al núcleo yal RE, pues en su interior ocurre la modificación química de proteínas y de lípidos provenientes del RER y REL Estas moléculas son distribuidas mediante vesículas a un destino específico, ya sea a formar parte de la membrana celular o para exportarlas de la célula. Algunas de estas vesículas permanecen en el citoplasma y se conocen como lisosomas. En las células vegetales, el aparato de Golgi participa, entre otras funciones, en la síntesis de la pared celular.

Citoplasma. Ocupa todo el espacio comprendido entre el núcleo y la membrana plasmática y es donde ocurren la mayoría de las reacciones químicas en la célula. Está formado principalmente por agua, que disuelve diferentes moléculas, y una red de filamentos proteicos denominada citoesqueleto. Este es el responsable de la forma celular y de organizar los organelos celulares al interior de la célula.

Lisosomas. Vesículas membranosas de gran diversidad morfológica originadas en el aparato de Golgi. En su interior contienen diferentes enzimas digestivas. Digieren estructuras celulares para su renovación y sustancias extrañas que puedan ingresar a la célula. Asimismo, tienen un rol fundamental en la apoptosis o suicidio celular programado.

Mitocondrias. Organelos constituidos por una doble membrana, la extema es lisa mientras que la interna tiene muchos pliegues llamados crestas; en su interior presenta ADN circular. La principal función de las mitocondrias es la producción de energía, la que se almacena en moléculas de ATP. La energía presente en los enlaces de cada molécula de ATP es empleada para múltiples actividades celulares. La cantidad de mitocondrias es variable en cada tipo celular, sin embargo, en células que tienen un alto gasto energético, las hay en mayor número.

Peroxisomas. Pequeñas vesículas membranosas que se originan a partir del REL. En ellos determinadas enzimas degradan las sustancias tóxicas derivadas del metabolismo celular.

Núcleo. Está delimitado por una doble membrana, denominada envoltura nuclear o carioteca, que presenta poros que facilitan la comunicación con el citoplasma. En su interior se encuentra la cromatina, formada por moléculas de ADN con proteínas asociadas, que contiene la información hereditaria. En el núcleo también es posible encontrar uno o más nucléolos, que son estructuras formadas por moléculas de ARN y proteínas que participan en la síntesis de los ribosomas.

Retículo endoplasmático rugoso (RER). Es un complejo sistema de membranas interconectadas formado por vesículas y sacos aplanados que se originan a partir de la envoltura nuclear y que presenta ribosomas asociados a su cara citoplasmática. Su función es participar en la síntesis de proteínas que formarán parte de las membranas celulares o que serán enviadas fuera de la célula, como las hormonas proteicas y las enzimas digestivas.

Retículo endoplasmático liso (REL). Tiene la misma estructura del RER, pero carece de ribosomas. En el REL se sintetizan los lípidos que forman parte de las membranas celulares y, en algunas células, adquiere funciones más específicas, como la síntesis de hormonas esteroidales en las gónadas; la detoxificación de drogas y metabolitos en los hepatocitos; o la captura de calcio durante el proceso de contracción muscular, en las células musculares, donde se le denomina retículo sarcoplásmico.

Los protozoos, hongos, plantas y animales están formados por este tipo de células.

.